Los reyes del alcohol: La cerveza y los estereotipos

Esta semana ha sido publicado un informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud), en la que muestra que América Latina es la segunda región del mundo con mayor consumo de alcohol per cápita, mientras que Chile es el país donde se dan los mayores índices de ingesta entre los países latinoamericanos.

Los chilenos consumen anualmente 9.6 litros de alcohol puro per cápita,  lo que es principalmente cerveza, mientras que los hombres consumen 13.9 litros y las mujeres 5,5.  Esto finalmente se ve demostrado en la inversión publicitaria que se hace y de la relevancia que esta ha tomado a lo largo de los años. Lo que  hace preguntarnos ¿qué es lo que ha estado comunicando la publicidad en los últimos años? La publicidad al ser un reflejo de la realidad nos puede vislumbrar el “cómo” ha estado presente este brebaje en nuestra sociedad.

Hoy el Museo de la Publicidad te presenta cómo la cerveza ha centrado su comunicación en los últimos años:

Cerveza Escudo – Hinchadores

Cerveza Cristal – Las mujeres

 

Las cervezas, que es el brebaje de mayor consumo en los chilenos, presenta en su comunicación principalmente a un público en la que proyecta una notoria imagen de jóvenes, enfocados  a los hombres (siendo históricamente un brebaje relacionado con este género) principalmente de una clase social media-alta, donde su consumo está presente en fiestas o en reuniones sociales masivas  hacen uso de su “ingenio y humor” para sobrepasar ciertos problemas, estos son vistos principalmente como “ganadores”, los que están principalmente orientados a conseguir a una mujer.

Aquí el papel de la mujer es totalmente minoritario, vista muchas veces como “objeto” y donde no forma parte de la acción del spot. Los valores que principalmente se manejan son la amistad masculina y la mujer vista como “trofeo” u “objeto”.

La publicidad presente en el alcohol, y en este caso el de la cerveza, está principalmente orientado a estereotipar su consumo, por medio de los consumidores, los cuales se muestran que su consumo se produce principalmente en los jóvenes y hombres. Claramente su ingesta en la vida cotidiana no está exclusivamente cerrado a este grupo, a partir de esto: ¿Será momento para cambiar su modo de comunicar su consumo? Mientras que su ingesta esté protagonizada por los hombres, lo más probable es que esto no varié.

Por Diego Sandoval

Comentar

Tu email nunca será publicado.