Salo: “Vestigios de lo más entretenido de toda una generación”

Muchos de nosotros cuando eramos más jóvenes, pedíamos plata a nuestros padres o abuelos para ir al bazar de la esquina y comprar todos los sobres de láminas posibles del álbum que estábamos coleccionando.

También para muchos de nosotros, ir a SALO era un sueño y sobre todo si íbamos con un álbum completo en búsqueda de los premios!

Pero lamentablemente hace algunos años, todo acabó.

El Museo de la Publicidad recuerda con orgullo los vestigios que aún deja Salo