Soprole – 60 años

Reseña