Sal Lobos, “Wolfos”

Reseña