Molotov – El que no salta explota

Reseña