Super pollo, “Pichanga”

Reseña