Cristal – Sed cristal, playa

Reseña